La luna: El poder femenino
by @cosmicgyals




La luna (Tumblr)


La luna provoca fascinación para los seres humanos desde el inicio de los tiempos. Siempre está ahí, brillante, poderosa, inalcanzable. Esté llena o nueva, muchas de nosotras nos sentimos especialmente conectadas con la luna y regidas por su influencia. ¿Quieres saber por qué sientes esta conexión? ¡Sigue leyendo!

La luna tarda aproximadamente 28 días en dar una vuelta completa a la tierra, por lo que está estrechamente relacionada con los ciclos femeninos y la maternidad. No es casualidad que, en muchas mitologías, está relacionada con el poder femenino, representando a través de diversas deidades. Selene, en la tradición grecolatina que nos precede, dió lugar a Artemisa en Grecia y Diana en Roma. En cualquier caso, ambas representan a la Diosa Madre, la reina del cielo.

Es el único satélite natural de la tierra y está en sincronía con nuestro planeta, mostrándonos siempre la misma cara. Además, su influencia es responsable de las mareas y el aumento de la duración del día. Aparte de esta conexión especial con el mundo femenino, históricamente, siempre se ha creído en la influencia de la luna en los seres humanos, en general. En el siglo XVI se acuñó el término lunático para describir un tipo de locura que estaba relacionada con las fases de este satélite y, en muchos monasterios budistas, hacen voto de silencio durante la luna nueva, la luna llena y los eclipses. Consideran que estas fases, magnifican nuestras emociones y, por tanto, somos más proclives a actuar de manera impulsiva y emocional, pudiendo llegar a atraer el mal karma.

Como brujitas que somos, para nosotras la luna tiene un papel muy importante. Según “La danza en espiral” (Starhawk), uno de los textos más relevantes sobre la historia de la brujería y el papel de esta en la edad moderna, las primeras brujas fueron aquellas que veneraban la tierra y vivían rigiéndose por los ciclos lunares. La Triple Diosa es un importante símbolo de la brujería que representa las tres fases de la luna: creciente, llena y menguante. Este símbolo representa los tres aspectos de la mujer: la muchacha, la mujer y la sabia anciana y se asocia con las femineidad divina.



¿Seguimos fluyendo bajo la influencia de la luna en el siglo XXI? ¡Por supuesto, querido aquelarre! Para la astrología, la luna tiene un papel muy importante. En nuestra carta natal, representa nuestras emociones, la percepción que tenemos sobre nuestra madre e incluso nuestra propia maternidad. Cuando analices tu carta astral, pon especial atención al signo en el que se encuentra, pues te mostrará tus necesidades emocionales. Por ejemplo, una persona con la luna en Acuario tendrá necesidades emocionales de independencia, libertad y querrá sentirse diferente a los demás.

Cáncer y Tauro son los signos que más se relacionan con la luna, porque que son aquellos que más representan los conceptos de hogar y estabilidad emocional que se asocian a esta. Para los que estáis iniciándoos en la astrología, las casas astrales nos muestran en qué áreas concretas de nuestra vida tendrá impacto la influencia de un planeta determinado en un signo. La luna rige la casa IV, que es el área de acción en el nivel emocional y del alma. Por tanto, se encuentra muy relacionada con el hogar, la familia y las raíces. Esto quiere decir que la influencia de la luna es especialmente poderosa en este área de nuestra vida.

Ahora, ¡corre a tu carta astral y averigua que tiene la luna para ti! Estúdiala con atención y fluye con ella para sentirte más equilibrada y calmada. Próximamente os hablaremos con más detalle de las fases de la luna y qué energías trae consigo cada una.


By @cosmicgyals


Created by Morgana Sanderson