Las Völvas,
brujas nórdicas  

by Andrea D. Morales 






Las völvas, las mujeres nórdicas que no luchaban en la guerra sino que la profetizaban. 

Si algo nos ha enseñado la serie Vikings es que todas queremos un hombre como Ragnar Lothbrook, o en su defecto como Rollo (sí, yo soy de las que prefiere a Rollo. Culpable.) o como sus hijos, Ivar y Björn. Pero dejando de lado esta maravillosa orgía que nos montamos en nuestras fantasías vikingas, hoy venimos a hablar de mujeres, más concretamente de las völvas y de Aslaug.

“Las völvas eran brujas y adivinas”

La historia de la brujería no solo se queda en Salem o en Zugarramurdi, también pasa por el mundo escandinavo, y es aquí donde entran estas mujeres tan especiales que nada tienen que ver con la imagen que la serie Vikings ha promovido de ellas, algo que más tarde veremos.

El término völva procede del islandés antiguo y significa «la portadora del báculo». Según la literatura estas mujeres son representadas con una vara o un báculo, una especie de cayado del que salían tres o cuatro ramas con un significado preciso aunque aún desconocido para los historiadores. Y obviamente, a esta enorme vara se le concedían usos mágicos. Llegados a este punto ya podemos decir libremente que las völvas eran brujas y adivinas.

Hay una enorme relación entre brujería, medicina, conocimiento y femineidad, de ahí que la brujería siempre se haya asociado al sexo femenino; y el mundo nórdico no es la excepción que confirma la regla. Las völvas siempre eran mujeres, solían vivir apartadas de la sociedad, y a menudo eran llamadas en momentos de crisis para conocer el futuro de la aldea o de alguien en concreto. Cabe destacar lo significativo de que estas mujeres fueran portadoras del porvenir. En la mitología nórdica es imposible escapar del destino, tanto mortales como dioses -ases y vanes- están sujetos a él y deben afrontarlo. Sin embargo, no siempre es fácil aceptar el futuro, de ahí que haya una gran tendencia a consultar por parte de humanos y dioses a las völvas, las únicas capaces de conocer el devenir. Un ejemplo de esto es el Völuspá o también conocido como «La profecía de la vidente», una Edda donde se narra la historia de la creación del mundo hasta el final. El hecho de que el propio Odín visite a una bruja para tener constancia de si puede cambiar el curso del Ragnarök ya nos indica el carácter tan importante de estas mujeres en la sociedad vikinga.

En general, debido a su vida itinerante estas brujas iban siempre acompañadas por un pequeño núcleo de jóvenes aprendizas, quienes seguían sus pasos. Practicaban un tipo de magia muy concreta y exclusiva de mujeres, la magia seid, de origen escandinavo y con rasgos chamánicos. Con la sangre de sus víctimas adivinaban el futuro, hablando desde un lugar elevado, mientras entonaban cánticos que desconocemos. Aún así somos conscientes de una poesía nórdica con una estrofa especial para conjuros y textos mágicos, es el galdralag, «melodía de encantamiento». Solo un hombre fue capaz de dominar la magia seid, el dios de dioses, Odín, enseñado por Freyja, la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, bruja por antonomasia.


Img: Freyja

Como mujeres, debido a nuestro supuesto carácter maternal se nos ha aplicado el rol de criadoras y sanadoras, de ahí que las habilidades mágicas tendieran a usarse para fines benévolos como curar a los hombres tras una batalla, no obstante, las völvas también poseían capacidades para realizar el mal. Podían maldecir a personas, provocar daños, accidentes e incluso la muerte haciendo enfermar a quienes desearan. Debido a estas habilidades eran tan temidas como respetadas hasta el punto en que en un fragmento del Hávamál -parte de la Edda poética- se advierte que si un hombre yace con una bruja corre riesgos de quedar unido a dicho lazo mágico.

Conocemos diferentes nombres de völvas que han pasado a la posteridad, pero gracias a la serie Vikings Aslaug se ha vuelto plenamente reconocida. En la serie se nos muestra como segunda esposa de Ragnar Lothbrook, madre de Ubbe, Hvitserk, Sigurd e Ivar. Hija del rey Sigurd, quien mató al dragón Fafnir, y Brunhilda, la famosa valquiria -ambos de El Cantar de los nibelungos-, nace con la condición de bruja, es decir, es una völva, y como tal es capaz de ver acontecimientos futuros.

Aslaug tiene claramente tres momentos de predicción a lo largo de la serie. El primero es cuando avisa a Ragnar de su linaje y sus capacidades, y ante la incredulidad de este, ella profetisa que su hijo nacerá con la marca de Fafnir grabada en el ojo. La criatura será conocido como Sigurd “ojo de serpiente”.

Su segunda premonición se lleva a cabo cuando el poblado es invadido por Jarl Borg y la familia de Ragnar, ayudada por Rollo, se ve obligada a huir lejos. En la clandestinidad Aslaug es capaz de ver la figura de Ragnar volviendo entre los páramos, lo que le asegura que ya se halla en camino.

La última vez que Aslaug actuará como völva se debe a la negativa de Ragnar a esperar tres grises noches antes de cohabitar con ella a pesar de su advertencia de engendrar un niño malformado. De esta unión nació el popular Ivar “sin huesos”, que según la historia era el más hermoso e inteligente de los hombres.

“Eran tan imprescindibles en el mundo nórdico como las síbilas o los oráculos en Grecia y Roma”

A pesar de que Aslaug es una völva solo se nos muestra con una característica propia de ellas, la adivinación. Si comparamos la información que tenemos con la imagen de la serie observamos que tienen muy poco en común. Aslaug no lleva vara, no viste con ropajes blancos, no vive ajena a la sociedad y tampoco es consultada por los suyos. El personaje que recibe todos estos rasgos de bruja nórdica es un hombre, al que se conoce en inglés como the seer, así que la traducción sería «el vidente».

Como conclusión hay varios aspectos que destacar:
1. Vikings es el culpable de las altas expectativas que tenemos de los hombres.
2. Vikings nos ha sustituido a las völvas por un señor ciego que se supone que es vidente, y al que le chupan la mano -Esto último aún no sé por qué y llevo bastantes años intentando averiguarlo-.
3. Siento comunicar que la mayoría de mujeres vikingas no eran escuderas como Lagertha, y que dentro de esa mayoría de mujeres agricultoras y ganaderas había un núcleo de brujas y adivinas importante.
4. Las völvas eran tan imprescindibles en el mundo nórdico como las síbilas y los oráculos en Grecia y Roma. Su conocimiento acerca del futuro las hacía indispensables en la sociedad, profetizando la abundancia de cosechas, las muertes de los hombres de su alrededor y las guerras que en breve se producirían; hasta el punto que los dioses también las consultaban con la esperanza de escapar de su destino.

Andrea D. Morales

Marker