Kit de brujería: Velas
by Morgana Sanderson


Ilustración de: Morgana Sanderson


Las velas son esenciales para la realización de muchos conjuros, simbolizan el elemento fuego y el espíritu, el quinto elemento del que os hablaremos próximamente. Además de ser un punto en el que concentrarte cuando realizas un ritual, su luz crea un ambiente que ayuda a relajarse.

Las brujas siempre tienen a mano una provisión de velas de distintos colores. Cada color contiene un significado y nos afecta de manera emocional y psicológica. A continuación os contamos cómo utilizar los colores según el ritual que vayáis a realizar.

  • Blanco: Asociado a la pureza, claridad y protección. Es una vela comodín, sirve para reemplazar cualquier otro color de vela que no tengamos, por ejemplo, si el hechizo precisa de una vela rosa y no la tenemos la sustituiremos por una blanca. También se usa para invocar a la triple diosa, para pedir claridad y guía espiritual.

    WITCHY TIP: Cuando vayas a tener invitados en casa, enciende una vela blanca frente a la puerta de entrada para purificar y limpiar cualquier energía que puedan traer consigo y evitar que entre en tu hogar.


  • Negro: Asociado a la sabiduría, seguridad y poder. Sirven para cortar situaciones en magia blanca, para evitar habladurías y chismes, y que no interfieran en nuestra vida, para separaciones, alejamiento de personas y para alejar energías negativas.

  • Verde: Asociado a la salud, fertilidad y crecimiento. Perfectas para potenciar estudios o aprendizajes. También se utilizan en rituales de fertilidad y crecimiento. En el altar este color representa el elemento tierra.

  • Azul claro: Asociado a la claridad, esperanza y paz. Sirven para tranquilizar, perfectas para calmarnos en situaciones de estrés o para evitar pesadillas. Se utiliza en rituales donde pedimos, calma, tranquilidad, sanación y paz.

  • Azul oscuro: Asociado a la verdad, independencia e imaginación. Se utilizan con el mismo propósito que las claras y también sirven para invocar a divinidades femeninas. En el altar este color representa el elemento agua.

  • Marrón: Asociado a la estabilidad, hogar y animales. Se utiliza en rituales para pedir estabilidad en la economía o en la vida, disolver situaciones que son dañinas, crear justicia y ayuda a tener los pies en la tierra.

  • Amarillo: Asociado a la felicidad, creatividad y optimismo. Este es un color que se usa en hechizos en los que pidamos éxito, comunicación, alegría o creatividad.

  • Morado/Violeta: Asociado a la espiritualidad y conexión con fuerzas superiores. Perfectas para ver con claridad la solución a los problemas, para que la belleza interior se exteriorice y para incrementar la intuición.

  • Naranja: Asociado al entusiasmo, calidez y actividad. Perfectas cuando nos encontramos ante nuevos proyectos de trabajo, negocios, para ahuyentar la pereza, para tener resultados positivos en exámenes y aumentar la motivación de una persona.

  • Rosa: Asociado al amor, amistad y feminidad. Ideales para la armonía y la ternura en las relaciones. Se utilizan en rituales relacionados con asuntos amorosos, armonía, amistad y calma.

  • Rojo: Asociado al coraje, pasión y fuerza. Perfectas para tomar el control de una situación, alejar la timidez, hechizos de pasión, temas sexuales, fuerza, vitalidad y energía.

  • Dorado: Asociado a la prosperidad y riqueza. Y sirven para pedir enriquecimiento y abundancia. En el altar este color representa al dios.

  • Plata: Asociado a los sueños y la intuición. Perfectas para reducir estados de confusión. En el altar este color representa a la diosa madre.

Ahora ya sabéis un poco más sobre cómo utilizar las velas según su color, pero no solo el color es importante, veréis que en ciertos rituales también tiene importancia su colocación y el número de velas. Pero esto lo dejamos para otra ocasión.

Dato curioso: Probablemente el hechizo más conocido y sencillo relacionado con las velas y que tú también has realizado es el de pedir un deseo al soplar las velas en nuestro cumpleaños. El día de nuestro cumpleaños está cargado de energía y es perfecto para realizar un hechizo como puede ser pedir un deseo soplando una vela. Un clásico que nos enseñan desde muy pequeñas sin saber que lo que estábamos haciendo era magia. 


By Morgana Sanderson


Created by Morgana Sanderson